Orientaciones sanitaries

Cuando un niño llega a la escuela con una enfermedad transmisible expone los otros alumnos en el peligro del contagio. Por lo tanto, conviene que no asista en la escuela ningún niño o niña que tenga algunos de los siguientes síntomas:

  • Fiebre, temperatura superior a los 37 grados centígrados.
  • Procesos diarreicos agudos o infecciosos.
  • Vómitos repetidos.
  • Infecciones en la boca.
  • Erupciones y otras alteraciones a la piel.
  • Conjuntivitis infecciosa sin tratamiento.

Con todo, se aceptará la asistencia de los alumnos que lleven un informe del pediatra con el diagnóstico que la enfermedad que sufre no es infecciosa.

-En el supuesto de que se detecte la presencia de piojos en el ninguno de vuestros hijos, habrá que avisar enseguida el tutor e iniciar inmediatamente el tratamiento. Se valorará la asistencia o no del niño en la escuela durante los siguientes días.

-En el caso de heridas abiertas, se tienen que llevar debidamente desinfectadas y protegidas con gasas, tiritas o equivalente.

-Si alguna vez el alumno requiere medicación mientras se encuentra en la escuela o tiene que hacer algún régimen especial, es indispensable que se especifique por escrito el nombre, el horario y la dosificación correspondiente acompañados de una copia de la receta del médico.

-En caso de indisposición, se avisará la familia para que venga a recoger al alumno. En ningún caso se dará ningún tipo de medicación.

Ir arriba